Crónica: 

‘Mi pez’ o ‘Hydraulic’, así lo conocen en la empresa y en los bancos, respectivamente, pero para todos es Edinson, el compañero, el amigo y el colaborador más querido para todos

Edinson Girón no duda en afirmar que la familia es lo más importante, mejor dicho, las familias: de la que proviene, la que conformó y la que todos los días ayuda a levantar en Hydraulic Systems. Sí, así es como él define a la empresa: como una gran familia a la que llegó hace más de 13 años, o en sus palabras, “13 años y dos meses”, porque recuerda perfectamente cuándo y cómo arribó a la que ha sido su casa y en la que espera jubilarse.

Sin embargo, parece que la vida le hubiese puesto a replantear el término en varias oportunidades. Es hijo único, entre padre y madre, una madre soltera. Su única familia consanguínea y con la que aún hoy guarda relación es con un sobrino, hijo de una hermana por su lado materno. Ambas, su madre y su hermana, ya lo miran en plano cenital, desde arriba, desde el cielo.

Por eso, no duda en afirmar que ser un hombre prolífico ha sido “una bendición”. Sus cuatro hijos Edinson, Adriana, Helmun y Andrea son el perfecto ejemplo de la intención de no repetir la historia; de brindarles a cada uno, a través del otro, la posibilidad de que “se sintieran acompañados en la vida”.

‘Mi pez’ o ‘Hydraulic’, así lo conocen en la empresa y en los bancos, respectivamente, pero para todos es Edinson, el compañero, el amigo y el colaborador más querido para todos

Su día comienza a las cuatro de la mañana, con una rutina de ejercicios y oración. Desde los 15 años, afirma, caminar en “los senderos de los Testigos de Jehová”, lo que, según él, le ha permitido llevar una vida disciplinada.

Desde hace más de 30 años se despierta al lado de Doris Herrera, una pedagoga que le ha hecho honor a su profesión, tanto en casa como en su trabajo, y le ha enseñado a través de los años, que el secreto del buen matrimonio está en buscar, por encima de cualquier cosa, “la unión familiar”.

No bebe, no fuma, aunque vive en uno de los barrios con mayor ambiente de fiesta en la ciudad: La Playa. Sin embargo, y con una sonrisa que se empieza a dibujar en su rostro, no vacila en señalar que levantarse con el mar tan cerca es uno de los alicientes más efectivos para decidir ser de los primeros que, todos los días, ve al sol desperezarse.

“Barranquillero y juniorista”. Suelta la carcajada. Es la primera y única vez que sonríe de manera deliberada durante la entrevista. Eso lo emociona, la ciudad lo emociona. Su visión comunitaria de la sociedad le ha permitido ejercer labores, tanto en su barrio como en la empresa. En La Playa, desde hace varios años, se desempeña como parte de la Junta de Acción Comunal. No es político, pero tampoco se calla al señalar, con nombres y apellidos, las familias que, en sus palabras, “han buscado el interés propio y no, el de la comunidad”.

Esa manera de mirar a cada uno como su par, como iguales, le ha permitido recolectar anécdotas que recuerda con cariño. Entre ellas está la permanencia que ha tenido en el Comité de Salud Ocupacional de la empresa, de la que ya puede considerarse miembro vitalicio porque, está convencido, de que sus compañeros no lo dejarán ir.

Edinson Giron

“Mi pez trae los puntos, mi pez sabe lo que necesitamos”. Vuelve a reír, ya de una manera más prudente, pero lo vuelve a hacer. Es una risa cariñosa, de esas que provienen de la satisfacción del deber cumplido.

“Cuando llegaron los cachacos, me llamaron y me dijeron que mi puesto iba a ser el de mensajero cobrador, yo acepté”, dice Edinson, con la misma convicción con la que hace trece años estampó su firma en el contrato, cuando aún la empresa tenía sus instalaciones en la sede de Soledad.

‘Mi pez’ o ‘Hydraulic’, así lo conocen en la empresa y en los bancos, respectivamente, pero para todos es Edinson, el compañero, el amigo y el colaborador más querido para todos. Su único anhelo para la empresa es que siga creciendo, creciendo tan alto como los edificios que soñaba construir cuando pensaba en ser arquitecto. Con lo que no contaba Edinson es que la vida misma lo mandaría por un tubo, o más bien, por un cilindro hidráulico, a ser parte de su tercera familia: Hydraulic Systems.